Hace tiempo comprendí que la raíz misma de mi trabajo es nada más (Y NADA MENOS!!!) que

EL AMOR

El Amor que se da, el que se recibe, el romántico, el universal, el visible, el invisible, el real, el ilusorio.
Cientos de pequeñas y grandes experiencias personales me habían traído hasta este momento.
Y si bien es “EL TEMA” de fondo de cada consulta, incluso éstas lo habían abordado con mayor intensidad que nunca.
La más reciente, la última de la tarde fue el detonante final. La pareja de una amiga me había pedido una consulta.

Un hombre extremadamente culto, extremadamente inteligente y extremadamente escéptico con quién más de una vez hemos disfrutado de “afilar” ideas declarando empate el 98% de las veces.
Cuando le pregunté por qué conmigo después de habernos “combatido” y diseccionado tanto me dijo justamente por eso, “porque confío”. Y me lleno de honra.

La entrevista no fue fácil.
Casi dos horas  fueron entre argumentaciones antes que yo decidiera empezar a trabajar, sin embargo cuando empezamos él comprometió en el trabajo todas sus capacidades y se entregó con confianza absoluta, lo que resultó en una experiencia enriquecedora para ambos y muy intensa desde lo emocional.
A pedido suyo,mi amiga lo vino a buscar al final de la sesión. Ofrecí café y aceptaron.

Se hizo un silencio y de pronto, sin motivo aparente él la abrazó y le dijo “GRACIAS”. Inmediatamente empezó a hablar como si no pudiera frenar sus palabras sincerando frente a ella su corazón.

Yo me “escondí” en la cocina; era evidente que la sesión no había terminado para él, pero yo no tenía participación alguna en esa  conclusión.
No habíamos trabajado el aspecto “pareja” específicamente,  pero él fue capaz de extender todos los insight y todos los aprendizajes logrados a cada área de su vida.
La sanación Akáshica hizo el resto y él fue capaz de abrirse a la completa magnitud de su Amor que incluía, por supuesto, el Amor a su pareja.
Se fueron agradeciendo algo que yo habia catalizado, si, pero no había hecho, sino él y el Amor que pudo permitirse desplegar, sentir, hacer acto, y yo me quedé maravillada por el privilegio de presenciar ciertos milagros, por la maravilla de derivaciones que mi trabajo puede generar.

A muchos de nosotros este camino, cuando se abraza con entrega absoluta, le demanda soledad.
Tenemos mucho que hacer, mucho que aprender, mucho que dar, mucho que comprender, mucho que reconocer, mucho que recibir, pero a veces no tenemos nada que ofrecer a un “otro” específico.
Hay miles de aspectos en la construcción Amorosa y el de “pareja” es sólo uno de ellos, pero EL AMOR se vive de múltiples modos y se recibe y se da de otros tantos.
Puede ser que en el transcurso de nuestro recorrido veamos que quedan de lado muchas de nuestras fantasías y aspiraciones.
Pero lo hemos elegido a consciencia y hemos aceptado sus particularidades y todos los aspectos que lo componen, con lo que sea que esto signifique para cada uso de nosotros.

EL AMOR NO ESTÁ…

ES

Y NO HAY SOLEDAD EN EL AMOR…

Hay soledad en la idea de que sólo hay un tipo de Amor y que incluso éste sólo tiene los aspectos que se le han definido socialmente.
Sólo hay soledad en la creencia de que no “tener” esa clase de Amor a nuestro lado nos minimiza como individuos y nos deja “incompletos”
Y esto no significa que nuestra aspiración a “ser de a dos” no sea válida, sino que no puede definirnos como Seres.

Cada paso en el camino es AMOR, cada gesto, cada entrega.

Es Amor incluso el dolor que nos provoca no acceder a aquel Amor al que aspiramos.
Esto es la dualidad.
En esta dimensión, la luz proyecta sombras.

Durante nuestras vidas llegarán personas y partirán. Porque elegimos que así sea.
Cada una nos habrá dado, nos habrá nutrido. Cada una nos habrá recibido y se habrá nutrido.
Algunos se quedarán más tiempo, otros partirán en seguida.
A veces no tendremos lo que hace falta ofrecer para hacerles la estadía grata,  y otras no tendrán nada que ofrecernos para que los recibamos por largo tiempo.
Pero a todos nos es dado Amar.
De todos los modos posibles… incluso los inesperados, los impensables. Y a todos nos es dado gozar de ese Amor, aprender de él e incluso dolernos con su partida, porque aspiramos a la perfección, pero somos humanos.


Abracemos el inmenso Amor que se derrama para cada unos de nosotros
desde la Gracias Divina, consustanciémonos con él.
No lo condicionemos, no lo limitemos, pero tampoco lo forcemos ni lo detengamos.
Dejémonos sorprender por la Bendición de obtener más de lo que esperamos
aún cuando no es nada de lo que fantaseamos.

Benditos sean todos y cada uno de aquellos que han pasado por nuestras vidas.
Benditos sean todos y cada uno de aquellos que se han quedado en nuestras vidas.
Benditos sean todos y cada uno de aquellos que están por llegar a nuestras vidas.

Miremos con Amor, vivamos con Amor, semos Amor y verán el Amor brotar
como flores en el más gris y estéril de los desiertos.

Que las sagradas energías que se entregan a la tierra
llenen nuestros corazones y nuestras almas del más perfecto Amor ,
y de la valentía y la claridad necesarias para vivirlo.

Usted tiene el permiso de republicar este artículo o cualquiera de sus partes sin modiicaciones,
y
en tanto incluya un vínculo de retorno a esta página,
gracias a una licencia de Creative Commons
.
NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s