Hoy en día un mayor número de investigaciones demuestran que el individuo en general están cada vez más distantes emocionalmente.
el Médico-Psiquiatra canadiense Eric Berne. Sostiene que toda caricia es el reconocimiento de la existencia de una persona y de sus circunstancias, es decir que en ausencia de esas demostraciones el individuo se siente más profundamente la carencia de reconocimiento y valoración.

El paradigma de “ Valor Del Individuo” en occidente promueve al ser “individual”, indiferente del grupo, cuyas señales de éxitos no se miden por su construcción en el conjunto sino por sus logros, incluso si son a pesar del conjunto.

Vivimos un período de una profunda carencia de valoración y las valoraciones son indispensables para la supervivencia física y psíquica de la persona.
Esto se debe a que este modelo de individualidad le da menos importancia a los valores y las cualidades del individuo que a sus logros.

No se reconocen los méritos sino cuando viene demostrados por un nivel de posesiones, y/o
de prestigio que las valide, y el reconocimiento que se le da a quienes lo consiguen cataliza en quienes no lo reciben un dolor personal por no haberlo logrado, un autodesprecio, originado en el miedo de no ser capaz, padre de todas las envidias y los rencores tanto personales como sociales.

Cegados por la publicitaria ilusión de lo perfecto, nos centramos en la crítica. Somos intolerantes, desgastando los afectos al poner siempre en primer plano los defectos del otro.

Este modo de relacionarse, genera una sobre valoración hacia personajes públicos “Modelos” creados con fines publicitarios, completamente artificiales, de los cuáles en realidad no se tiene el menor conocimiento de sus auténticos valores o intenciones. Personas cuya imagen se usa para vender productos…o comprar voluntades
Y por lo tanto, son forzadas por la industria de los medios de comunicación, a encarnar ideales inalcanzables. Lo cual cumple con un doble propósito:
El de generar idealización y angustia por “Pertenecer”, y un perpetuo desaliento por no tener suficiente, y por lo tanto

NO SER SUFICIENTES

Un desaliento que nos enajena,  nos impulsa contra nosotros mismos y contra todos los que nos rodean.
Porque si NOSOTROS no somos suficiente entonces, nadie que nos ame, nos contrate, nos contrate, trabaje para nosotros nos haya dado la vida, o haya nacido de nosotros entiéndase bien: NADIE, PODRÁ NUNCA SER SUFICIENTE.
Y ese axioma inconsciente es fuente de todos los modos del desamor.

Esta ausencia de genuina validación, está afectando todas las relaciones en todos los ámbitos.
Por eso, los relaciones de hoy se consumen…incluso antes de llegar a desarrollarse completamente
La ausencia de valoración está cada vez MÁS PRESENTE y no reconoce religión, condición social , o nivel cultural…

La falta de un diálogo compasivo y de una escucha activa y comprometida con el comprender y no con el responder, el excesivo desplazamiento del Ego, la profunda inseguridad, está impidiendo que las personas se atrevan a compartir lo que sienten lo que creen , lo que crean, Lo que SON, destruye las relaciones, y acaba buscando en el “Tener” pobres sucedáneos para lo único que nos eleva como individuos:

EL AMOR

Hoy sabemos que la falta de amor es la causa principal de una buena parte de las enfermedades psicológicas que no paran de ir en aumento en Occidente.
Arrastramos la carencia del Amor desde la angustia, pasando por la depresión hasta la neurosis e incluso la psicosis o el suicidio mismo que nacen, en mayor o menor medida, de esta carencia.

Este tipo de situaciones ponen de manifiesto la escasez de caricias que las personas dan y reciben en sus relaciones interpersonales y sin ellas nuestra química cerebral simplemente se desestabiliza con el fin de compensar e insensibilizarnos, de protegernos en el aislamiento o la agresión de la angustia insoportable de no sentirse amado.
William Faulkner en su novela “Las Palmeras Salvajes” dice a través de uno de sus personajes: “Si tuviera que elegir entre el dolor y la nada, elegiría el dolor”.

De hecho la angustia que produce ese vacío es tal, que preferimos la violencia, la humillación, el mal-trato antes que el no-trato.

Es decir, que no se trata de un simple elogio, de ese cumplido con el que edulcora una conversación. Sino de hacer una observación honesta y sensible del otro. Reconociendo sus cualidades, sus genuinas competencias, SU VALOR…

Se trata , en el decir del famoso biólogo HUMBERTO MATURANA de la esencia misma del Amor: “

Validar al Otro,
como un LEGÍTIMO Otro”

No por lo que tiene, por lo que alcanza, por lo que se parece, por su semejanza al “Modelo” Sino por quien ES !!!!
La palabra valor viene del latín “valere” que significa “ser fuerte”. Es decir que cuando valoramos, somos dadores de fuerza vital.

El efecto de nuestra valoración depende de la calidad con que está dada. Esta calidad depende de 5 atributos:

  • Sinceridad: Debe ser producto de una genuina observación.
  • Personalización: Lo que le pasa todos no le pasa a nadie, lo que se valora en todos en individuo tiende a no apropiárselo, incluso por un mecanismo defensivo de evitar la desilusión de que ese “Todos” no lo incluya.
  • Adecuación: palabras justas en el momento justo valen más que cientos de ampulosos discursos..
  • Dosificación: No se trata de encubrir un intento de manipulación con el elogio constante, o una carencia emocional con el reclamo dela permanente ponderación.
    Porque la repetición hará que tarde o temprano el cerebro se haga sordo y lo considere mero ruido ambiente.
    Cuando valoremos, hagas una pausa, miremos a los ojos, dejemos nacer nuestras sonrisas o cualquier calidad de calidez que nos nazca. Es un regalo preciado, vital, démoslo y recibámoslo como tal.
  • Argumentación: el sentido y la razón de por qué se da hace que gane en relevancia para quién lo recibe.

Comencemos a dar valor a nuestras relaciones, a todos y cada uno de los individuos que cruzamos en nuestro camino, porque durante todo el tiempo en que ese cruce perdura
son Maestros de Vida …
Y co-constructores del AMOR

Comprendamos que las manifestaciones de valoración impactan siempre de algún modo sobre el concepto que la persona tiene de sí misma, de sus atributos y a su desarrollo posterior. Pongamos nuestro compromiso en estar más pendientes de las buenas cualidades,
que de las fallas y hagamos saber que las notamos, Y las valoramos !!
Porque , en resumen: Somos una única humanidad, Lo que implica
que estamos conectados, y nos necesitamos, es imposible vivir solos y aislados.
y la valoración, es un modo del Amor Que puede motivar la vida de cualquier persona.

TODOS NECESITAMOS ESE AMOR!!
Y MERECEMOS TANTO RECIBIRLO COMO DARLO!

Entonces:
Te propongo que cambiemos nuestras vidas:
No dejes que el día termine sin valor todo bueno que conforma tu ecosistema emocional y personal

¡¡¡EMPIEZA YA MISMO!!!

Porque el mundo lo necesita y tú te lo mereces
Porque como TÚ eres valioso,
Y tu Amor es valioso,
Y tu voz es valiosa,
tu presencia en el mundo, Lo convierte en un lugar mejor !!!

VALORA!!!
Es simple, conviértelo en tu arte…
Comienza por VALOR-ARTE

DEJA AL AMOR FLUIR
DEJA AL AMOR INFLUIR

Usted tiene el permiso de republicar este artículo o cualquiera de sus partes sin modiicaciones,
y
en tanto incluya un vínculo de retorno a esta página,
gracias a una licencia de Creative Commons
.
NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Namasté.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s