Pensaba en el Miércoles de Ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma Católica.
Y no porque tenga un valor a nivel religioso ritual, pero si porque tiene mucho valor a nivel significado y símbolo, quiero aprovechar para “REDESCUBRIR” la Cuaresma.

La Cuaresma, o Cuarentena, es un período que marca la definición en los procesos vitales tanto físicos, como psico-euro-emocionales… un período para Re-Parar
Las raíces que sostienen este postulado son variadas, y se encuentran a lo largo y ancho del territorio y la antropología de la humanidad:

  • El “recorrido” del Tetragramatón a través del Sefer Sephirot.
  • El período cuaresmal angélico que va desde los 20° de Acuario a los 30° de Piscis y que está regido por el coro de Ángeles especializados en la purificación previa a la revitalización.
  • Los 40 días de Ayuno previos a su apostolado, tanto de Cristo como de Buda.
  • Los 40 días que los egipcios consagraban a la preparación del cuerpo antes de que iniciara su viaje final.
  • Los 40 pilares que sostienen la Creación según el Islam.
  • La letra N° 40 del alfabeto Hebreo (Mem) asociada con el arcano de la Muerte en el Tarot.
  • El mismo San Agustín, sosteniendo que el número 40 representa la perfección: “Las Leyes fueron dadas en 10 mandamientos, estos han sido predicados en el mundo entero: Oriente, Occidente, Mediodía y Aquilón” (En esa época se consideraba que el mundo se podía dividir en 4 partes).
  • Las incontables referencias a un período que el Dios bíblico destina a las pruebas, desafíos o juicios.
(Sin entrar en enredados detalles y sólo por nombrar algunas)

En definitiva evoca un período en el que es inevitable un cambio en la evolución del proceso vital y el ecosistema interior.

Los enfermos se ponían en cuarentena porque ese período determinaba una definición, el paciente salía curado o muerto. Lo que definía la diferencia, era la reacción del cuerpo a una muerte segura que se producía como a mediados del período: la muerte por inanición de la enfermedad.
La diferencia era si el cuerpo era capaz de sobreponerse a esa muerte que se desarrollaba dentro de él, o si estaba tan debilitado que ésta lo iba a arrastrar también a su destino; terminando con la vida del enfermo.

Es decir que, lo que definía la diferencia entre Vida o Muerte era la capacidad del cuerpo ( y por tanto del Individuo) de RECICLARSE.

Y lo mismo pasa con las cuaresmas aplicadas al rediseño emocional. Ayunamos el elemento que queremos cambiar, despejar o rediseñar:

  • Quejas.
  • Victimizaciones
  • Programas nocivos de televisión
  • Creencias Autolimitantes
  • Indiferencias y/ falta de empatías con el hacer y el entorno
  • Adicciones
  • Miedos
  • Criticas y juicios sin fundamento
  • Relaciones Tóxicas
  • Ofensas

Así, la cuarentena es una muerte simbólica, para conectar con esa voz interior que reclama nuevas formas de amarnos, de honrar la vida.

Es un espacio imprescindible de quietud mental, un período de convalecencia crítico porque te lleva a la sanación o a la “tumba” porque es la muerte que da origen al renacimiento.
Una invitación para “resetear” nuestro universo interior, realinear nuestra mente y depurar reordenando las redes neurales de nuestro cerebro.

Nuestro cerebro tiende a repetir lo que conoce porque lo confirma como “correcto y seguro” pero este mecanismo atávico, hoy en día puede convertirse en el límite de la experiencia vital.
Estancando el potencial hasta consumir el entusiasmo y el valor de la vida.

Y cómo aprovechar este período de Cuaresma? (Seas o no seas católico practicante, eso no tiene importancia)

Respetar el periodo: Re-PARA
Necesitamos aprender o profundizar el significado de “ESTAR PRESENTE” Tomarse el tiempo, transita la quietud. No sirve emerger antes, suspenderla de “a ratitos” o tomar decisiones o caminos antes de haberlo transitado conscientemente y de forma completa.

Tomar alimentos depurativos
Para facilitar la expulsión de líquidos y toxinas.

Tomar contacto con la naturaleza
La revitalización será mucho más rápida y efectiva.

Ayunar
Es válido un Ayuno Alimentario y si somos capaces de hacerlo en modo seguro, también suma, pero, como vimos más arriba, lo más importante es que nos entreguemos a un ayuno estricto de aquello que queremos cambiar .

Creer!!
Porque tenemos todo lo necesario para hacerlo posible

La plasticidad del cerebro permite hacer todo tipo de cambios en la estructura de pensamientos.
Nuestra mente es ilimitada, así que no te sorprendas si al final de tu cuarentena experimentas GENUINOS milagros!!!

Usted tiene el permiso de republicar este artículo o cualquiera de sus partes sin modiicaciones,
y
en tanto incluya un vínculo de retorno a esta página,
gracias a una licencia de Creative Commons
.
NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Namasté.

Written by Sri Ganga Mata Daniela

COACH ONTOLÓGICO CERTIFICADO, SOFROLOGA, PERSONAL & PROFESIONAL MENTORING CONSULTORA EN AROMATERAPIA PSICO-EMOCIONAL Enfoques transdiciplinarios para la Realización, Evolución y Trascendencia del Individuo, su calidad de vida y su universo emocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s