Quién de nosotros no ha legado a un momento de su vida en el que cree que no puede más y que le es imposible encontrar el rumbo?


Ya sea porque no encuentra sentidos trascendentes para su vida, porque está en guerra consigo mismo a través de un cuerpo que no ama y castiga con sobrepeso o sustancias perjudiciales o porque la falsa creencia de que no merece nada mejor o (peor aún) que no merece amor lo tienen atrapado en una relación que intoxica, o simplemente sintiendo que no tiene más fuerza para avanzar.

Cuando descubrí la sofrología para mí fue el despertar a un nuevo mundo de posibilidades. Si algún proceso de transformación puede equipararse con la magia, ese es sin dudas la sofrología.

“La mente intuitiva es nuestro regalo sagrado,
y la mente racional su fiel servidor.
Hemos creado una sociedad que honra al sirviente
y se ha olvidado del don sagrado.”

 Albert Einstein

Ese encuentro en que el individuo simplemente se entrega a un proceso de profunda relajación, liberando su mente, desconectándose de los desplazamientos del eje de su ego, y se sumerge cálidamente en un espacio de palabras que el Maestro sofrólogo construye amorosamente para propiciar y motivar la reconstrucción de todas sus estructuras ineficientes de pensamiento.

Optimizado ROB GONSALVES (2)

 

A raíz de las enseñanzas de nuestros padres, las conclusiones que hemos sacado en momentos de dolor y decepción, la inserción en un marco cultural que sostiene determinadas “verdades” hemos generado una estructura de pensamiento que nos determina y muchas veces hace que quedemos atrapados en un recorrido circular en que confirmamos la definición de Einstein de locura, es decir, hacemos una y otra vez lo que siempre hicimos esperando que sucedan cosas diferentes.

La sofrología a través de la conversación directa con nuestros mesencéfalo, que es el que procesa nuestras emociones, “salta” por encima de todos esos bloques (y bolqueos) estructurales de pensamiento e interviene directamente con nuestro universo emocional y sus interpretaciones lo que nos permite hacer nuevas elecciones que cambien nuestros rumbo.

 

La sofrología es , en definitiva,
un modo de ponernos en camino seguro
a esa mejor versión
según el idea que tenemos de nosotros mismos
y de nuestra felicidad.

Usted tiene el permiso de republicar este artículo o cualquiera de sus partes sin modiicaciones,
y
en tanto incluya un vínculo de retorno a esta página,
gracias a una licencia de Creative Commons
.
NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Namasté.